Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: C:\Users\diego\Documents\HomeroRT\HomeroRT_files\image002.gif
Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: C:\Users\diego\Documents\HomeroRT\HomeroRT_files\image002.gif
 

 


Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: Description: C:\Users\diego\Documents\HomeroRT\HomeroRT_files\image002.gifHOMERO DUARTE

 (REVOLUCIÓN TRANQUILA)

 

 

 

 


 

 

Artículos

 

 

 

 

 

Inicio | perfil político | contáctenos

 

 

 prologo

Lo espectacular de la cuna de los Mayas, Petén y todo el territorio nacional de Guatemala.

La mayor parte de los arqueólogos acuerdan y reconocen que Guatemala en América Central es la cabeza, cuerpo y base de América y que fue el centro cultural del Nuevo Mundo y la civilización Maya es la joya de esta cultura y es aquí donde encuentra su origen. Los Mayas habían creado una sociedad de un tipo original que puede enorgullecerse de su estructura social, política y científica; la más compleja y diferente a todas las culturas del mundo, por su conocimiento y adelanto de aportación a las matemáticas, astronomía y medida del tiempo; igualmente, su sistema de escritura en forma de jeroglíficos que han permitido a los científicos contemporáneos comprender e interpretar la historia y así poder apreciar su contribución a ciertas disciplinas científicas.

 El arte de los Mayas es también impresionante par su conveniencia y su suficiencia al urbanismo y a la planificación de lugares y centros de ceremonia, la arquitectura base sobre la utilización de las pirámides, pinturas, y esculturas ceremoniales en piedra de jade. Majestuoso, situado en el Petén, considerado como la ciudad más espectacular de la civilización Maya, apoyada en el tercer y cuarto siglo de nuestra era y representante por el Nuevo Mundo. Nos revela un enlace de arquitectura como ruina más antigua y nos deja un enlace como llaman los arqueólogos del Mundo Perdido que consideramos como principio periodo pre-clásico de 2 000 A.G. y 120 D.C.

Podemos citar entre los sitios arqueológicos más ricos, Uaxactún donde podemos encontrar la más antigua estela de pirámide de Mascaras y el primer observatorio astronómico, pinturas y morales más antiguos de los Mayas, Najtunich y otros como El Mirador, Rio Azul, Ceibal y monumentos en relieve del período pre-clásico.

Quiriguá cerca del Lago Izabal, donde podemos observar la estela mas grande grabada por los Mayas, declarado por la UNESCO como monumento cultural y natural mundial. Kaminaljuyú en la Ciudad de Guatemala, de origen pre-clásico e igualmente, podemos observar en la democracia Escuintla del período antiguo de la civilización Olmeca.

Y así, a lo largo del territorio nacional de Guatemala, sitios arqueológicos de un valor cultural incalculable, como Mixco Viejo, centro religioso de los Pokomams e Iximche, capital de los Kakchiqueles que fue quemada por los españoles en el año 1.525, para fundar la primera ciudad colonial, El Baúl, y Las Ilusiones en Santa Lucia Cotzumalguapa que anteriormente fue ocupada por los Pipiles y Cholutecos de origen mexicano que fueron repelidos por los Mayas al Noroeste de Guatemala. Zaculeu en Huehuetenango de origen Man y Utatlán que fue la capital de los Quiches.

El autor

Soy un niño inmortal que he existido por generaciones remotas, antes de Nuestro Señor Jesucristo en su tiempo y después de él y he causado auge en el principio de las civilizaciones de América.

Antes de la venida de Nuestro Señor Jesucristo, me encarné  en la gran cultura de la civilización Maya Quiché y las civilizaciones precolombinas que han dividido su evolución en tres grandes épocas, pre-clásica, clásica, post-clásica y tengo los ojos del futuro. SOY EL TIEMPO, y me manifiesto siempre tratando de encarnarme o perpetuarme en las culturas del mundo para tomar cuerpo y para siempre. No tengo alma, pero tengo 04 sentimientos, no tengo cuerpo, pero tengo espíritu y así como me 14 encarné en la época que ahora llaman pre-clásica que marcaron del año 2000 A.C. a 250 D.C. en la raza de la cultura y 04 civilización Maya. Así, en esta forma, lo hago en este siglo. 04 Dando a luz un hijo por espíritu y transmitirle por medio de 04 sueños lo que más he querido, y lo que más me ha dolido y proyectarlo con los ojos del futuro y ahora es mi hijo que les Oh habla, que como ciencia ficción, mito o leyenda les relata una de las revelaciones por medio de sueños cuando es niño... soy ahora en... "Los Mayas y El  hijo del Tiempo".

Para ser exacto, sucedió en 1963, a muy temprana edad, 04 cuando sólo tenía siete años; me empezaba a dormir, y sentí que se me dormía primero el cuerpo, empezando por la cabeza. Algo muy raro empecé a sentir cuando observé a mi espíritu que se empezaba a separar de mi cuerpo lentamente como teniendo cuidado para no despertarlo, como un niño cuando se duerme llorando y su madre se aleja lentamente, queriendo escapar de él, pues así sorprendí a mi espíritu siendo tan joven, que se disponía a viajar.

Así empecé a elevarme y cuando había escapado y alcanzado la altura necesaria, me desplacé como a otra dimensión en el espacio, después de unos minutos de fantasía celestial, empecé a descender en una forma maravillosa, acercándome cada momento a una sábana verde, espesa de montaña, pero cuando ya estaba próximo a una ciudad iluminada con el resplandor de la luna, que más parecía un centinela del tiempo acusador. Sentí miedo y de pronto me encontré dentro de la selva donde sólo se escuchaba el murmullo de toda clase de animales, en una atmósfera multilingüe, que se secreteaban, siendo los saraguates, los más bulliciosos, pero mi miedo era más aún cuando noté la presencia de alguien que se desplazaba entre los árboles de la selva. Pronto pensé que se trataba de uno de los vecinos de aquella linda ciudad pérdida entre lo espeso de la selva, pero que se detenía entre las gambas de una ceiba muy grande que alcanzaba unos cuarenta metros de altura, cosa común en aquella región montañosa y me llamaba... Se desplazaba y me volvía a llamar. Yo me acercaba, desplazándome como el viento entre los árboles y, a medida que me fui acercando, noté que se trataba de una mujer de cuerpo muy lindo que vestía como nativa con flecos de cuero, muy cortos, arriba de las rodillas, brazaletes en la misma forma en los antebrazos, senos y pantorrillas, trenzas y cahíces de cuero, que brillaban como una luz plateada; una tez acanelada y su cuerpo bronceado, que hacían de ella una indígena lindísima. Me asombraba a cada momento porque cuando trataba de acercarme, ella se desplazaba como una luz y se alejaba. No cabe duda que fue su espirar y el mío, de pronto se me perdió de vista y me encontraba repentinamente en una área despejada al salir de la selva, frente a una pirámide muy alta, que al frente tenía como una placa conmemorativa, muchas gradas y una entrada en el 4º nivel que iba en disminución hacia arriba y encima todavía, como centinelas testigos del incansable tiempo.

Mi espíritu quedó inmóvil frente a aquel templo maravilloso cuando se encendió una luz que a cada momento se hacía más intensa como un diamante, como prestos a recibir una visita y mi sorpresa fue más aún cuando vi que salía un cacique nativo elegantemente vestido con un vestuario de colores maravillosos y adornaba su cabeza con un plumaje esplendoroso que le caía abajo de la cintura con sus dos trenzas por delante y descendía las primeras cuatro gradas e invitaba a mi espíritu a su trono, como un gran amigo o personaje importante.

Mi espíritu desbordando de gozo y confianza se desplazaba, observando cuidadosamente cada escalón de aquella pirámide sin dejar de atender a quien esperaba a recibirme. Cuando llegué al tope de la pirámide, con un gesto, me saludaba lentamente, invitándome con su mano a pasar adelante y el resplandor de la luz no dejaba de brillar, sintiéndome en otra dimensión. Con una voz de mi acento delicioso y narrativo, su primera expresión fue: "Este es el Templo Uno y ése el Gran Jaguar mide 212 pies de altura", señalando al frente. Cosa que no comprendí de inmediato a que se refería porque todo era maravilloso. Continuó diciendo: "Esta es la puerta del mundo que puedes observar como nivel sobre el agua a través de la medida y perfección entre esta pirámide y las otras. Soy el Tiempo, el príncipe cacique. Represento a la gran cultura y civilización Maya-Quiché, que floreció en la época pre-colombina antes de Cristo y que marcan ahora como pre-clásica, clásica y post-clásica; que por su origen y radicación es la región más importante a nivel mundial que tiene como base de superficie y debajo de tierra una extensión que pasa de veinticinco millas cuadradas, con más de diez mil estructuras que fueron habitadas durante su existencia por unas cuarenta mil personas de la cultura Maya y ampliando el concepto matemático como punto de partida del cero. Aquel bello príncipe como tratando de entretenerme en aquella narración dulce e informativa, que más parecía un genio que nunca había tenido la oportunidad de platicar con alguien, trataba de ilustrarme en una forma conmovedora, pero parecía creer que no era suficiente todavía, y tratando de continuar me invitó a atravesar un muro de piedra caliza que lo atravesó como la luz poniéndose él por delante y yo enseguida; cuando comprendí que se trataba de algo maravilloso, viendo que arribábamos a una cabina sofisticada cm ideas futuristas donde había una cápsula espacial y decía: "Esto ha sido solamente un centro de operaciones porque tuvimos que emigrar a una galaxia muy cercana a la Tierra. Pero Petén y todo a lo largo del territorio de lo que hoy es Guatemala, es la original Tierra de la raza nuestra incluyendo Belice, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco, Yucatán y toda la península de Campeche. Ya que los aborígenes de América no tenemos frontera." Empecé a sentir la responsabilidad de escucharle minuciosamente, par el valor cultural que esto representaba y a sentirme dichoso y escogido para confidencias maravillosas de aquel bello príncipe, el genio que lo sabía todo y que era el Majestuoso Tiempo. Pues, esta historia se remonta antes de Cristo, cuando las aguas de los océanos habían descendido en parte y bañaban las costas de Centro América, pero era precisamente esta región la más rica y estratégica. La cultura Maya la consideró como cabeza, cuerpo y base de América por su geografía estratégica después de explorar otras regiones, porque existían otras culturas muy grandes también, después de la nuestra, como fue la Inca y la Azteca. Y la prueba más convincente que la raza de la cultura y civilización Maya es la más importante porque sobrevivió y se mantuvo las tres épocas de Nuestro Señor Jesucristo. La época presente y para siempre porque su creencia en Dios fue y sigue siendo inclaudicable desde su formación hasta nuestros días. Mientras la creencia de otras culturas fue politeísta, o sea, que creían en más de un Dios, pero las otras tribus aledañas a los Mayas adoraban varios dioses, como el Dios del Maíz, el Dios de la Lluvia, el Dios del Fuego, el Dios de las Cosechas, ya que fueron adelantados en la agricultura y su forma de comercio era el trueque. Pero también era contrastante la narración maravillosa del príncipe Maya, con aquel vestuario tan lindo que parecía el plumaje de un gallo elegantemente emplumado, que caen sus plumas sobre su cuello cuando se mueve, plumaje que cambiaba de color a los rayos de la luz, ante aquella cápsula espacial en esa cabina tan sofisticada y hermética que se suponía, tenía su salida secreta. De pronto, mi espíritu, con toda la riqueza de sensibilidad en la atmósfera y la facilidad de transportarme imaginariamente por todos los pasajes narrados y supeditados de aquella verba incansable del príncipe. Noté su cambio y entristeció. El había cautivado ya mi admiración y respeto, pero me interesé por saber qué pasaba con mi impresión, ya que no podía hablar. Bastó este generoso gesto para que el bello príncipe continuara: "Estamos viviendo épocas muy difíciles en América, Soy el Tiempo, mi deber es manifestarme siempre, pero ahora ella está de centenario y en los últimos cien años han pasado cosas muy tristes. He visto cosas muy desagradables y tengo miedo, no volverle a ver, por todo lo que he presenciado... A ella no le gustaría... Estoy seguro... Soy el Tiempo y no puedo cambiar el destino. Por un momento sintió mi espíritu que era muy pobre para poder comprender todo lo que aquel bello príncipe Maya quería dar a conocer, y sentí muchas dudas. Por fin, pude hablar y pregunté: ¿Quién es ella?... ¿De qué épocas difíciles me hablas?... ¿Por qué son tan importantes los sucesos de los últimos cien años? ¿Qué cosas desagradables has presenciado?... ¿A qué temes? ¡Tengo entendido que eres poderoso!... ¡Me has dicho que eres el Tiempo!... ¿No?... ¿Y qué cosas no has podido cambiar ante el Destino?...

"Ella es una Princesa Maya también, hija de un rey muy importante de raza nuestra. Astrólogo. Científico, que ha aportado al Nuevo Mundo el Calendario Maya, el más complejo hasta nuestros días, que fue modificado a la nueva versión, pero su origen es Maya y es él que nos dirigirá para siempre. Y su madre, una dulce reina, que se ha perpetuado por generaciones en toda la descendencia Maya. Los grandes aportes de grabados en cerámicas, piedra caliza, tallados de jade, oro y porcelana, música, danza y teatro, utensilios de barro, vestuario, normas disciplinarias cristianas, morales y políticas, económicas, del hogar para perpetuar el Tiempo de nuestros ancestros. Y que nos comprometieran cuando apenas éramos niños, lo mismo de mis padres que también aportaron al Nuevo Mundo grandes adelantos de ingeniería, urbanidad, arquitectura y principalmente de conocimientos estratégicos. Y uno de ellos, su geografía, la conformación topográfica de lo que hoy es Guatemala.

Es verdaderamente espectacular el territorio nacional, ofrece el mejor clima para la comodidad del hombre, cuya temperatura es 75 grados todo el año. A eso se debe que es llamado "el país de la eterna primavera". Las ciudades en las macizas montañas permiten disfrutar un clima ligeramente frío y las aquellas ubicadas en fa costa ofrecen cálidas playas, y como he dicho: "Soy el Tiempo", lo sé y lo vivo para siempre. Pues, como dije anteriormente nuestros padres nos comprometieron cuando aramos niños para casarnos cuando llegáramos a grandes, como han sido nuestras costumbres por siglos. Y sucedió que cuando estábamos ya grandes y prestos a la ceremonia religiosa, la selva se la tragó porque era una princesa muy linda, abnegada a nuestras costumbres y ambos nos amábamos con lo más limpio de nuestros corazones. Ella y yo, hemos llorado por muchos cientos de años, ya que venimos a este templo cada cien años para llorar nuestro pasado juntos.

 Aquella narración, rica en vocabulario y linda en sentido espiritual, se fué apagando, como perdiendo las esperanzas, pero yo había preguntado varias cosas, y veía la forma ordenada y correlativa en que daba respuesta a mis dudas y continuó aquel belio príncipe Maya... Y de las épocas difíciles que hablo son. Yo pude notar en él un deber moral de dar respuesta a mis preguntas, por ser El Tiempo y que El 7, todo lo sabe, porque todo lo presencia. Continuó diciendo: • olvides que ésta es la Tierra Sagrada de los Mayas y que ahora encarno en el majestuoso Tiempo; como época difícil, considero que en los últimos cíen años se han cometido los crimines mas imperdonables de la biliaria; como lo ha sido el saqueo de piezas arqueológicas de un valor cultural incalculable que pasean en países del Norte de América y países desarrollados de Europa, -saludando con sombrero ajeno sin conocer a fondo su valor cultural, que esbirros y malos guardianes han esperado las horas de la noche, artimañas y abusos de poder. Enemigos extranjeros que nunca descansarán por querer saquear las propiedades de nuestra cultura. Robo y explotación comercial atribuyéndose derechos que no les corresponden a nivel internacional. Como el Tiempo, todo lo permite y cada quien tiene un precio y nosotros, los Espíritus Mayas lloramos las injusticias del destino, porque aportamos el origen de la vida en América.

 

Sin embargo, nuestra cultura es aún un 67% de la raza indígena de la descendencia Maya. Y jamás hemos sido considerados o tomados en cuenta como personas a nivel nacional con condiciones dignas del ser humano y nos han privado hasta de la libertad de expresión, enredándonos en las artimañas de ideas extranjeras, bien planificadas para la explotación y confundimos en sus grandes tramas.

Aquel bello príncipe Maya encolerizó de repente diciendo: "Los Mayas, somos el enigma del Tiempo, pero ahora nuestros espíritus se manifiestan con las injusticias del presente y los ojos del futuro para detener la extinción de la raza nuestra". Aquel príncipe parecia ahora como un valiente guerrero y comandante estratega, encarnando la época moderna con los problemas del presente, y diciendo en una reacción controversia: "¡A ella no le van a gustar estas épocas y corro el riesgo de no verla en este centenario porque yo he encamado la época moderna y soy El Tiempo!".

Todo se tornaba en un dilema porque la princesa que mi espíritu había visto en la selva, era la que él esperaba impacientemente, narrando realidades desagradables todo lo contrario como al principio, pero aún su narración era delictuosa en el espíritu de aquel niño que viajaba a través del espacio en otra dimensión, y que su cuerpo dormía profundamente mientras que su espíritu platicaba temas de interés mundial con el príncipe Maya, con el implacable Tiempo...

¿Sabes porque son importantes los acontecimientos de los últimos cien años ?. Murmuró muy elegantemente aquel príncipe que representaba El Tiempo. Porque tratando temas a nivel mundial, es en este siglo cuando se llega a la destrucción de la humanidad comenzando con el poderío de las grandes naciones que no tienen frontera, la materialización y falta de sentimientos, la infiltración de la droga a nivel mundial, el manoseo e intervención en todas partes del mundo, que es cuando el respeto y la vergüenza se pierden.

Los cambios geográficos violentos, el intervencionismo camuflado en terceros-países, la utilización de las religiones como el negocio más grande, maniobras de espionaje, compra de pequeños países por gobiernos corruptos en Latino América. Como auténticos gangsters, el intervencionismo por medio de "ayudas" a los países del Tercer Mundo. Destrucción de la cultura a nivel mundial, el saqueo de los recursos más importantes, la inversión de capitales en letreros países para después dar origen a la pobreza. El negocio de armas de colegas poderosos para provocar las guerras y dar origen al derramamiento de sangre. La creación de las organizaciones internacionales a nivel mundial para unificar las masas, por ejemplo "Los Derechos Humanos"... ¿Cuáles? Si el materialismo no tiene sentimientos, el manipuleo de la O.N.U. (Organización de las Naciones Unidas). ¿Cuales?... ¿Quién quiere robar Belice a Guatemala? ¿Que es su vigésimo tercer departamento... Inglaterra, poniéndole otro nombre: ¡Honduras Británica! O Washington D.C. ¿Quién? ¿O los dos?... ¿Quién es el que pone y quita gobiernos en Latinoamérica? ¿Qué país de América Latina no tiene deuda externa? ¿Y con quién la tiene? ¡Siendo los países más ricos de América en recursos naturales! ¿A dónde van a radicarse los gangsters que se prestan al saqueo de los países pequeños?... Para enriquecerse ellos también... ¿Adónde? Y por otra parte, el desgaste cultural que sufre Guatemala, por el lado del Norte que jamás han dejado de intentar el saqueo de joyas arqueológicas y maderas finas. Avanzan dentro del territorio guatemalteco por las montañas, en horas de la noche, engañando a nuestros indígenas con ideas extranjeras. O sea que el respeto de este centenario ya se ha perdidos... Los cambios superficiales son palpables a los ojos del mundo y Guatemala es la cuna de la gran cultura y civilización Maya-Quiché, es tierra sagrada y han abusado de su nobleza, o sea el origen de nuestra raza pacífica, culta. Como dije: "Soy el Tiempo sin principio, cuerpo ni fin, perpetuo e infinito como NIICSITO Dios y nuestra gran cultura, y se derrumbaran los poderosos y los pequeños nos mantendremos porque estamos acostumbrados al sufrimiento. La reacción a nivel mundial los condenará en su derrumbamiento, morirán las leyendas de las culturas de América, se convulsionará la revolución Latinoamericana, en donde caerán todos los gobiernos existentes por no tener una base política y social justa.

Sacarán a las personas corruptas y amasadoras de fortunas mal habidas en Latinoamérica, mas Guatemala soportará todos los amaqueos y depurará también su estructura de gobierno y dará bienestar a su pueblo cien años más. Los grandes caerán y Guatemala se mantendrá por su convicción y origen de nuestra raza y continuará siendo cabeza, cuerpo y base de América y nacerán nuevas generaciones con mejores gobiernos, con más oportunidades que las existentes y Latinoamérica unida como una gran nación con sentimientos diferentes, políticos jóvenes, ideas nuevas, con mejor preparación moral, cívica, don alto sentido patriótico para establecer bases de estructura social.

Soy el implacable Tiempo, ayer, hoy y mañana, todo se cumplirá porque hoy me proyecto con ojos del futuro y América es demasiado joven para los cambios que han acontecido en tan poco tiempo. La narración del príncipe maya se relajaba como seguro de lo que a lo largo de estas horas había estado narrando, pero algo sucedió de repente... Todo se movió y bajo el silencio un retumbo que parecía que venía del centro de la tierra pero el silencio se imponía rápidamente y pregunté asustado: ¿Qué pasa?... ¿Qué sucede? El bello príncipe se reincorporaba después de su desagradable charla que había narrado, como testigo de los acontecimientos. "No temas" me dijo, "es solamente un temblor y los sucesos de los últimos cien años" que marcaban como período para un acontecimiento muy anhelado para él que yo todavía no conocía. Encamando su belleza diciendo exaltado: "¡Es ella! ¡Es ella! ¡Ya está aquí! Separándome por un momento, sintiendo miedo... yo no sabía que estaba sucediendo pero su reacción fue violenta y tomándome del brazo, me invitó a pasar de regreso aquel muro de piedra caliza que atravesamos juntos a la velocidad de la luz, estando de repente en el trono principal del Primer Templo, donde me había recibido anteriormente y la luz intensa volvió a brillar y él tomó cuerpo y fortaleza sobrenatural, como retrocediendo el tiempo a la época pre-clásica, y mi espíritu flotó muy débilmente en el aire por unos segundos, dirigiéndose a la puerta en un acto ceremonial como lo que era, ¡un gran príncipe! Y yo a un lado de él un tanto atrás, todo el ambiente se tornaba majestuoso como enfrentando al mundo y yo pasé a un segundo plano sólo como espectador. El príncipe estaba ya en ese lugar donde había salido a recibir mi visita, descendiendo como siempre las cuatro primeras gradas como algo ceremonial. Comprendí que mi espíritu había sido invitado para presenciar algo maravilloso. Pero el ambiente se tomaba dramático ante aquella expectación. Cuando se nublaba en aquella noche majestuosa que más parecía el fin del mundo, las nubes se removían como tomando cuerpo o acomodándose para el acontecimiento. De repente, se hizo presente el viento que tomó parte en aquella ceremonia y con su presencia renacía la vida transportándonos a tiempos atrás... Dios se manifestó... y el bello príncipe inclinó su cabeza, y el plumaje se desbordaba en su espalda, entonces pude comprender que el príncipe estaba vestido de gala porque tenía entendido que usaban diferente vestuario. Todo estaba preparado para recibir a la princesa Maya que había sido tragada por la selva, por ser bella, buena e inteligente y por su importancia entonces como doncella. Y que venía a su encuentro cada cien años con su prometido.

 

 

 

 

Pero la selva era muy celosa y de repente, enfureció sacudiendo los arboles demostrando su fuerza, más el Príncipe fuerte y valiente, petrificado, expectaba con su fuerza enfrentando aquel reto El viento estaba a su favor, y la presencia de Dios se manifestaba m la fortaleza de aquel bello príncipe y de pronto sucedió que aparecieron como la luz; el padre y la madre de ambos como primeros invitados. El padre y la madre del príncipe estaban al lado derecho, un tanto abajo de él en el tercer nivel del Primer Templo y al lado izquierdo, padre y madre de la princesa Maya, siempre en el mismo nivel. Entonces, se tornó más formal aquella ceremonia, y yo era testigo para todo lo que venía y quería quedarme y perpetuarme en esta época de oro de la civilización de la cultura Maya-Quiché, Pero la furia de la selva empezaba a debilitarse, cada momento, los árboles se movían menos. Y entonces empezó un ruido ensordecedor multilingüe que se trataba de la bulla de los animales de la selva, que parecía que sedaban cita, o bien, se trataba de una asamblea, lo cierto es que ellos también esperaban: aquel encuentro transcendental y que adoraban a la princesa como Diosa de la Selva.

Pero aquel murmullo de los animales también se fue haciendo más débil, como cuando los dolientes de un difunto te retiran después de sepultarlo, ya un poco más conformes o satisfechos de haber cumplido. Fue entonces cuando observé que entre la maleza de la montada se movía como un remolino que avanzaba hacía donde estaba el bello príncipe que esperaba por ella, y apareció aquella bella princesa Maya que vestía con flecos rasgados de cuero arriba de la rodilla, brazaletes de la misma forma en los antebrazos, senos y pantorrilla, cahites de cuero, trenzas sobre sus senos, con una corona del mismo material de su vestuario, pero con perlas de oro y jade incrustadas con tejidos de colores maravillosos. Todas las prendas de vestir brillaban con una luz plateada, haciendo contraste con su tez canela y cuerpo bronceado. Era la misma princesa que mi espíritu había visto desplazándose entre los árboles de la selva cuando recién había escapado de aquel cuerpo del niño de siete años que yacía durmiendo en algún lugar de Guatemala.

Todo era hermosísimo. Aquel bello príncipe alzaba sus brazos al cielo, cerrando los ojos y al mismo tiempo, bajaba la cabeza, abriéndolos después de dar gracias a Dios, y la princesa se desplazaba hacia él. Fue cuando el príncipe descendió cinco gradas más, en medio de sus padres y subiendo sus brazos en un esfuerzo fuerte y vigoroso, arrancó de la tierra a su pueblo y cobró vida a aquella población, de unos cuarenta mil habitantes que aparecían como por arte de magia para presenciar aquel encuentro transcendental. Pero lo que no podía comprender es que la civilización Maya rencarnaba, todos los habitantes se movían de un lugar a otro en una vida cotidiana afanados en la construcción de aquellas pirámides lindas, ¡tiempos nuevos que hacían de la ciudad de Tikal en el Petén, la ciudad más maravillosa! Los reyes Mayas, el bello príncipe, la princesa y yo, permanecíamos en aquella atmósfera como espiritus en aquel encuentro maravilloso.

La princesa empezó a subir el graderío para llegar a donde se encontraba el príncipe que esperaba por ella y cuando ya estaba próxima, el príncipe se arrodilló cabizbajo y la princesa llegó frente a él. Los padres de ambos se aproximaron un tanto más a ellos. El bello príncipe levantó su rostro y contempló de muy cerca el rostro de la princesa Maya, con sus ojos que brillaban como luceros impactantes en aquellos ojos grandes y serenos y dijo al príncipe: ¡Aquí estoy! Y tengo que regresar antes de las cinco de la madrugada, como fue nuestra costumbre".

El príncipe se puso de pie y extendió su mano derecha, invitándole a continuar y cuando ya estaban ambos sobre la tercera base del primer templo de Tikal, ambos miraron a su alrededor y dijo el príncipe extendiendo su mano: "Este es nuestro pueblo, orgullo de la raza nuestra y no morirá. Serán valientes y guerreros e irán a lo largo de nuestro territorio, conservarán y llevarán siempre nuestras costumbres y se orgullecerán de ser descendientes de la gran cultura y civilización Maya".

Mi espíritu había permanecido por mucho tiempo como espectador, pero aquel príncipe era determinante, por lo que hablaba más parecía sabio. Yo estaba confundido todavía ante aquel magno acontecimiento que se tornaba polifacético. Consideré que mi espíritu era muy pobre para poder captar todo aquel drama de cultura contrastante cuando el bello príncipe me había hablado, manifestándose como representante del tiempo en la época moderna, pero, yo no perdía detalle. Aquellas horas que mi espíritu había viajado a través del espacio y tiempos remotos habían sido demasiado cortos para descubrir e introducirme en tan fascinante cultura. El bello príncipe, encaminándose con la princesa Maya al trono principal, como cuando un alto gobernante se retira después de un acto protocolario después de tan interesante evento, así mismo pasaron delante de mi espíritu y deteniéndose por un momento, me dijo: "¡ERES TU AHORA EL HIJO DEL TIEMPO!".... PORQUE NOSOTROS SOMOS... LOS MAYAS, EL ENIGMA DEL TIEMPO". Y así, avanzando a través de aquel muro de piedra caliza pude ver como el bello príncipe ayudaba a la princesa acomodarse en su nave espacial y se desplazaba a la velocidad de la luz. Mi espíritu entristeció y salió en seguida. Aquella luz había dejado de brillar y todo el acto había terminado. Todos se habían marchado y luego me encontré de repente en el lugar donde se había parado el príncipe, pero lo único que recuerdo fue un gran sentimiento arrancado de lo más profundo del corazón que me hizo murmurar: "¡Qué irá a sentir este príncipe cuando tenga que despedir a su princesa por cien años más!" Viendo hacia la espesa y acusadora montaña, empecé a llorar y mi espíritu se desplazó sobre las grandes selvas peteneras donde lo único que pude apreciar fueron ríos, lagunas y la inmensa sábana verde hasta despertar en el cuerpo de aquel niño que por varias horas había dormido... ¡y que despertaba llorando, por tan maravilloso sueño!

HOMERO DUARTE Guatemalteco, 10 de Marzo de 1988.     

 

 

 

 

 

 

 

  

 

LOS MAYAS: Termina una era de la    civilización que más    aportes a dado al mundo moderno y comienza una nueva era de vergüenza para Méjico, los mayas con que ellos saludan al mundo están dentro de los 82 Km cuadraos que en 1882, arrebató, cobardemente, como nación grande contra nación pequeña , (Guatemala), los mejicanos no conocen su historia, véase documentos históricos en el libro de Clemente Marroquín Rojas, 1962, (México jamás ha poseído territorio propio al sur del rio hondo), impreso No. 513, Chiapas, Soconusco, Campeche Tabasco y Quintana Roo, son territorio Guatemalteco, auténticamente Maya

 

img046

 

 

Esta es la forma como Méjico anula a Guatemala en la escena internacional, para desviar el turismo hacia Méjico, una conspiración internacionalmente de mala fe y bien premeditada.

 

img047